ARMAS TIRO Y CACERIA EN MEXICO
Te invito a postear al foro
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

venta  armas  cortas  calibres  

Últimos temas
» video de tiros a larga distancia
Dom Abr 13, 2014 1:40 pm por Admin

» estuche para escopeta
Vie Feb 14, 2014 10:20 am por jcamlo

» 3030 marlin
Vie Feb 07, 2014 3:23 pm por Admin

»  22 marlin
Vie Feb 07, 2014 3:21 pm por Admin

» Colt 1911 con conversion 22
Vie Feb 07, 2014 3:20 pm por Admin

» Llama 380 en Perfectas condiciones
Vie Feb 07, 2014 3:19 pm por Admin

» Venados temporada 2013-2014
Mar Nov 26, 2013 1:22 pm por Admin

» H&R 22 Vaquero
Vie Nov 15, 2013 11:53 am por Admin

» 22 h&R revolver
Vie Nov 15, 2013 11:50 am por Admin

Noviembre 2014
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




TÉCNICA BASICA PARA EL TIRO CON ARMA CORTA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

TÉCNICA BASICA PARA EL TIRO CON ARMA CORTA

Mensaje por Admin el Miér Jul 31, 2013 12:12 pm

TÉCNICA BASICA PARA EL TIRO CON ARMA CORTA

Mensaje por PiscoSauer el Jue Feb 21, 2013 5:42 pm
TÉCNICA BASICA PARA EL TIRO CON ARMA CORTA


INTRODUCCIÓN
Los principios básicos del tiro con pistola son un conjunto de instrucciones relativamente sencillas y fáciles de comprender pero de gran importancia. En el tiro no hay arte de magia. Para obtener buenos resultados es necesario tener un buen conocimiento de la técnica y aplicarla correctamente en cada momento. Muy pocas personas tienen desde el primer momento una habilidad o "cualidad" especial para este deporte. Cualquier practicante puede llegar a niveles muy altos incluso a tirador de elite con un adecuado entrenamiento. En este deporte no es valido el axioma: "esto es como la bicicleta: una vez que lo aprendes no se olvida". El tiro exige constancia y cierta disciplina para mantener un buen nivel. Sobre los principios básicos, según las condiciones físicas y mentales de cada tirador, se pueden efectuar cambios en la técnica y obtener mejores resultados para un momento o persona particular. En todo caso y sobre todo para el principiante, se recomienda seguirlos y si con el tiempo y la práctica no hay una progresión adecuada, efectuar modificaciones en algún aspecto guiados por sentido el común y mejor aún por los consejos de un instructor con experiencia, que halla estudiado nuestro problema. Con el tiempo y la experiencia se adquiere "nuestra técnica particular". No intente copiar lo que ve a las grandes figuras ya que puede ser una modificación de la técnica que no se adapta a nuestra peculiaridad. En contraposición no tenga miedo de efectuar cambios que han demostrado su eficacia aunque exijan una nueva etapa de aprendizaje. El tiro es un deporte en el que siempre se puede aprender algo con la ventaja de que se puede practicar a lo largo de muchos años, lo que le hace mas atractivo. Es útil seguir un esquema natural del acto de disparo con todas sus fases. La escuela francesa de tiro deportivo distingue tres fundamentales, que a su vez pueden subdividirse. La primera, denominada sujeción, incluye lo concerniente a la posición del cuerpo, empuñadura del arma en situación de tiro y como le afectan otras circunstancias, sobre todo la respiración. La segunda es la toma de miras y de puntería. La tercera o de disparo, es la más delicada ya que incluye todo el proceso de control del disparador y la continuidad de la sujeción del arma mientras sale la bala. Ninguna de las fases puede obviarse y no debe iniciar la siguiente sin ejecutar correctamente la anterior A continuación se desarrollan una por una todas ellas.

POSICIÓN
Para disparar con éxito se precisa adoptar una posición de pié que permita sostener la pistola con el brazo extendido lo más estable posible. No es una posición relajada, en realidad es preciso mantener una actividad muscular constante de todo el cuerpo en cada disparo o serie de disparos durante la competición, con la menor fatiga y retomarla cada vez que sea necesario con las menores variaciones posibles. Existen varias posiciones que pueden adaptarse según la técnica y características físicas del tirador. De todas ellas la más estable es la denominada "posición oblicua", en la cual los pies están separados entre sí por una distancia aproximada a la de los hombros, formado un ángulo agudo de unos 60-70º. El cuerpo se sitúa a unos 45º con respecto al blanco y la cabeza se coloca levantada, sin esfuerzo, mirando al frente. La cabeza ladeada o inclinada provoca que la visión no este centrada y perdamos la nitidez de los elementos de puntería. Se busca la posición natural de tiro para lo cual el tirador, encarado hacia el blanco, cierra los ojos, levanta el brazo derecho (izquierdo si es zurdo) con el dedo índice extendido y al abrir los ojos vea cual es su dirección de tiro teórica, la que apunte el dedo. Esa es la posición natural de tiro de esa persona. Si el dedo no apunta al blanco, se debe corregir la posición de todo el cuerpo moviendo el pie trasero, con el delantero fijo y manteniendo el ángulo entre ellos, hasta que el dedo apunte al centro del blanco. No se debe intentar corregir la posición moviendo el brazo ya que se adoptaría una posición antinatural, no relajada, la cual siempre tiene consecuencias negativas en la trayectoria del disparo. Otras posiciones como la "en línea" o abierta "en ángulo recto" tienen el inconveniente de dificultar el equilibrio pudiendo aparecer oscilaciones laterales o anteroposteriores que provocarían variaciones considerables del punto de impacto a ambos lados de la diana o a niveles superior o inferior respectivamente.

EMPUÑADURA
La sujeción del arma con la mano se denomina empuñadura. Es la acción que debemos efectuar previamente a cualquier maniobra de puntería. El sitio por donde se sujeta el arma también se denomina empuñadura o cacha Hay que tener en cuenta que no todas las manos son iguales ni tienen el mismo ángulo de muñeca por lo cual probablemente cualquier empuñadura debe retocarse para una buena adaptación anatómica particular. La cacha bien adaptada permite adoptar una posición natural de tiro sin necesidad de realizar esfuerzos ni correcciones innecesarias de la muñeca. Hay pistolas que tienen las cachas con regulación del tamaño y ángulo, lo cual facilita mucho su adaptación. Para empuñar adecuadamente la pistola se debe tomar por el cañón con la mano contraria, para dirigirla hacia la mano que va a disparar, la cual debe estar abierta con el pulgar separado y dirigido adelante. Se sujeta firmemente de modo que la palma quede "llena" con la cacha. A continuación se cierran los dedos medio y anular ejerciendo presión que tiene que notarse en la base del pulgar. El meñique se cierra con poca presión, el índice debe quedar libre y el pulgar apoyado arriba y adelante, sin presionar. Los dedos clave en la sujeción son, por tanto, el medio y el anular. En caso de que la cacha no llene la mano al cerrarla, se deben efectuar rellenos o rebajes en la misma hasta conseguirlo. Esta maniobra es muy delicada y debe realizarse con la ayuda de un experto. La sujeción de la pistola debe ser lo mas alta posible, de modo que el brazo esté alineado con el cañón, de esta manera el retroceso es más lineal y se reduce la elevación por el disparo. El dedo índice es preferible que no toque el armazón, para no provocar desvíos del arma al apretar el gatillo. La distancia de este dedo al gatillo debe permitir que se apoye el centro de la 1ª falange en el mismo. Para conseguir uniformidad en la tirada es importante mantener la misma empuñadura disparo tras disparo. El tema de cuanta fuerza es necesario aplicar para sujetar el arma está en controversia y varia según las escuelas de tiro. Unas son partidarias de sujeciones con gran presión y otras de ejercer la menor presión posible en función del calibre a utilizar. La posición intermedia más lógica es sujetar el arma con la fuerza suficiente para que no haya un movimiento excesivo durante el disparo, y no se pierda el control sobre el dedo índice. Obviamente no parece lógico sujetar con la misma fuerza una pistola de aire comprimido que una de grueso calibre. Como final de este apartado decir que la cacha bien adaptada a la anatomía el tirador es absolutamente indispensable para conseguir buenos resultados. Para hacerse una idea de la importancia de esta aseveración, comentar que muchos tiradores de elite, cuando viajan, llevan sus cachas personalmente ya que un arma se puede sustituir por otra igual, pero no su cacha anatómicamente adaptada.

RESPIRACIÓN
Los movimientos respiratorios, obviamente, producen desplazamientos del brazo con que se sostiene el arma y por lo tanto pueden influir en el punto de impacto. Por todo ello y aunque parezca una incongruencia se debe efectuar el disparo en fase de apnea, es decir, deteniendo la respiración por unos segundos. Es necesario tener una buena oxigenación para conseguir un estado de buena atención mental y visión correcta, por lo que se recomienda efectuar unas respiraciones profundas previas a la fase de apnea, la cual, no debe sobrepasar los 10 segundos. Idealmente el disparo conviene efectuarlo entre los 5 y los 8 segundos. Salvo personas excepcionales, a partir de los 10 segundos se inicia una fase de visión borrosa e inestabilidad en el pulso que aconsejan renunciar al disparo e iniciar de nuevo el ciclo de tiro. No conviene que los pulmones que estén llenos del todo ni vacíos, la situación intermedia es la más cómoda y aconsejable.

PUNTERIA
La toma de puntería tiene dos fases: la primera consiste en alinear correctamente las miras delantera y trasera y la segunda apuntar con el arma a la diana. Se parte de la posición natural de tiro. Para el ojo humano no es posible enfocar simultáneamente objetos situados a diferentes distancias, sobre todo si alguno está cerca y el otro lejos. Los elementos de puntería de la pistola, el alza y el punto de mira, tienen que alinearse correctamente de modo que el punto no sobresalga por encima del alza y las luces laterales que se ven entre el punto y el alza sean idénticas a ambos lados. El ojo debe enfocar siempre el punto de mira, que es el elemento fundamental que nos indica hacia donde se dirigirá el tiro. La consecuencia es que el alza se vera un poco borrosa, fenómeno que se incrementa en las personas adultas. La técnica de enfocar a un punto intermedio entre el alza y el punto no es recomendable porque al no tener una referencia fija se produce imprecisión, sensación de incomodidad y mayor cansancio. Con las miras alineadas y enfocando al punto de mira, se dirige la pistola hacia el blanco. Obviamente la diana se verá borrosa, más que el alza. Este fenómeno es normal y no debe preocuparnos. No cometa el error, habitual, de enfocar el blanco en vez del punto, porque perdería totalmente la referencia de la dirección de tiro y el error que se puede cometer seria grande. Para la toma de puntería con el blanco hay dos métodos fundamentales: uno consiste en apuntar directamente al centro y el otro a la zona del 6 a las 6 denominada en el argot "pie de diana". Apuntar al centro es lo más natural, pero tiene el inconveniente de que la zona negra es muy amplia (más de 20 centímetros para el blanco UIT) y es difícil concentrarse en un punto central fijo. Por el motivo antedicho, para la mayor parte de las modalidades, los tiradores prefieren la zona de pie de diana (el 6 a las 6). Si se elige esta zona hay que efectuar correcciones en el alza para que el impacto se produzca por encima de la zona de puntería los centímetros necesarios para situarse en el centro de la diana. Esta zona es la mas cómoda para apuntar ya que se tiene como referencia la línea que separa las zonas negra y blanca de la diana (entre el 6 y el 7), además, en la mayor parte de las pistolas de competición el grosor del punto de mira es equivalente al diámetro del área negra de la diana, lo cual ayuda doblemente para centrar el disparo. En la toma de puntería lo más importante es tener perfectamente alineados el punto y el alza para evitar los errores angulares que provocarían impactos muy alejados del centro de la diana. La fase de alinear el arma con la diana es igualmente importante, pero se permiten ciertos desplazamientos horizontales que producirían lo que se llama el error paralelo, el cual tiene consecuencias menores que el angular. Un fenómeno que hay que tener en cuenta es que nadie es capaz de apuntar constantemente el arma a un punto. Cada tirador tiene un movimiento del arma que se traduce en un circulo imaginario sobre el blanco en el cual se producirá el impacto. Ese circulo de dispersión de los impactos, que constituye nuestra área personal de tiro, lo podemos disminuir con el entrenamiento. Una cuestión directamente relacionada con la fase de apuntar es con que ojo la debemos realizar, para lo cual tenemos que saber cual es nuestro ojo dominante. Las gafas de tiro son un complemento casi imprescindible para una buena toma de puntería.

CONTROL DE DISPARADOR. EL DISPARO. LA CONTINUIDAD
La fase en la que se produce el disparo es la clave del tiro. La perfección en la ejecución de las otras técnicas previas no sirve para nada si se falla en esta. El dedo índice, debe ejercer una presión rectilínea en sentido anteroposterior. Para esto tiene que estar correctamente situado, de manera que solo el centro de la falange distal toque el gatillo. Esta parte del dedo, cuando se efectúa el disparo, se mueve en sentido rectilíneo, mientras las restantes lo hacen en forma de arco. El dedo índice debe estar libre de apoyos y no tocar el armazón, para que en el momento de efectuar el disparo no se trasmita a la pistola parte de la fuerza ejercida lo que provocaría desviaciones en la línea de puntería y por tanto del impacto. Por otra parte si la posición y presión del dedo al disparar no es la correcta, se pueden producir "empujes" o "tirones" de la pistola en la dirección de las fuerzas ejercidas en ese momento, provocando la consiguiente desviación del impacto en el blanco. La presión sobre el gatillo debe instaurarse suavemente de un modo progresivo, sin brusquedades, hasta que se produzca el disparo. La coordinación de la fase estática y dinámica durante el proceso del disparo es una de las tareas que exige una practica continuada, de modo que se llegue a efectuar todo el proceso de un modo casi automático. Se tiende a decir que lo mejor es que estando en una posición óptima de toma de puntería, el disparo se produzca sin dar una orden consciente del mismo. El tiempo desde la toma correcta de puntería y la realización del disparo es muy importante. Tal como se explicaba en el apartado sobre el control de la respiración, éste es limitado. Al tener que realizarse en apnea y de acuerdo con los estudios realizados al respecto se aconseja realizar el disparo entre los 5 y 8 segundos de la fase de apnea. Durante esa corta fase la concentración y la presión que se ejerce del gatillo son máximas, mientras que la habilidad para poder sostener la pistola y la reserva de oxigeno, están ya en descenso. La zona de tiempo es muy crítica y no debe sobrepasarse A partir de los 10-12 segundos, el pulso tiembla y la visión se hace ligeramente borrosa. En ese momento hay que renunciar al disparo y comenzar de nuevo el ciclo del mismo. La capacidad de saber renunciar a disparar cuando las condiciones no son óptimas nos sitúa en el camino correcto para llegar a conseguir unas buenas marcas. Una vez que la bala sale hacia el blanco, todavía no debemos relajarnos. Es conveniente mantener el arma en posición de puntería durante unos segundos. En esta fase que se conoce como de continuidad, es importante evitar relajar la mano antes de tiempo lo que podría originar una desviación del cañón justo antes de la salida de la bala. Esta fase es muy a tener en cuenta en la modalidad de tiro neumático, debido a la baja velocidad de salida del balín y la gran longitud del cañón. La continuidad también es esencial para determinar hacia que parte de la diana va dirigida la bala y así poder predecir, con cierta exactitud, el punto de impacto: es lo que se denomina cantar o llamar el tiro. El tirador que por su experiencia es capaz de cantar con exactitud el impacto, será a su vez capaz de efectuar los cambios adecuados en su técnica realizada incorrectamente. Un error que se puede cometer es el llamado de anticipación, el cual consiste en efectuar un movimiento de compensación de la mano en el momento inmediato a percibir el retroceso. La consecuencia es una importante desviación del impacto. El error de anticipación es bastante corriente en principiantes, sobre todo cuando utilizan calibres potentes, originado por el miedo al fuerte retroceso. En el tiro con arma larga es particularmente apreciable en los cazadores cuando prueban por primera vez los grandes calibres "africanos". La anticipación también se produce, independientemente del calibre que se utilice, por la falta de relajación y por la ansiedad producida ante la expectativa del disparo. Para finalizar este apartado es conveniente tener en cuenta que dada la gran variedad de armas cortas deportivas que existen, las cuales tienen características técnicas muy diferentes, es necesario efectuar un entrenamiento específico para las diferentes modalidades de tiro. No es lo mismo efectuar el disparo con una pistola libre con presiones de gatillo del orden de gramos que el de una de grueso calibre con presiones mínimas de 1,360 Kgs.



Admin
Admin

Mensajes: 176
Fecha de inscripción: 25/07/2013

http://atcm.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: TÉCNICA BASICA PARA EL TIRO CON ARMA CORTA

Mensaje por juanlo1211 el Lun Sep 09, 2013 10:05 pm

muy interesante y mucha razon tiene compañero. para defensa casi cualquiera sirve pero para la practica aparte de enchular la vista debemos elegir una que vaya con el tamaño de las manos

juanlo1211

Mensajes: 22
Fecha de inscripción: 31/07/2013
Edad: 32
Localización: tlalnepantla

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.